Localiza todos los árboles apadrinados en Google Maps, «también el tuyo»

Esta semana superamos los 130 árboles apadrinados y hemos pensado que crear un mapa global con todos ellos es la mejor forma de ver el alcance pequeño o grande de este proyecto.

En el enlace inferior podrás ver a través de Google Maps todos los árboles que han sido apadrinados y geolocalizados hasta agosto del 2019. Este mapa es dinámico, irá creciendo automáticamente con cada apadrinamiento.

 

¿Pero todos los árboles apadrinados sobreviven y están creciendo?

No, tenemos una tasa de éxito que ronda el 78%, los expertos en la materia nos dicen que es muy alta, pero lo que hace diferente este proyecto de reforestación es que el objetivo es llegar a plantar 300 árboles «vivos». Si se secan, como ya nos ha pasado, los arranca un jabalí o se los come un gamo, también nos ha pasado, nosotros repondremos ese árbol en la siguiente ronda de plantación durante los primeros 3 años tantas veces como haga falta.

¿Siempre son plantones nuevos o usais otras técnicas de reforestación?

Nuestro objetivo es claro: 300 árboles vivos en el año 2020. Para ello hemos empleado un mix de modelos de reforestación:

  • Comprando y plantando plantones de viveros forestales.
  • Germinando nuestras propias bellotas de encinas y alcornoques (un año después del incendio).
  • Buscando nuevos árboles que han ido naciendo después del incendio para cavar a su alrededor, regarlos y podarlos dejando el mejor esqueje.

Esta mezcla de las 3 técnicas nos ha permitido arrancar con el proyecto el primer año, a los cinco meses del incencio, al año siguiente pudimos germinar nuestras bellotas y obtener plantones de los árboles más fuertes de la zona (encinas y alcornoques) y durante esta primavera, cuando nuevos arbolitos han ido naciendo, comenzar a cavarlos, regarlos y podarlos. Con esta tercera técnica hemos conseguido transformar lo que llegaría a ser un simple «carrasco» en una hermosa encina.

¿Se apadrinan árboles de las 3 técnicas?

Si, cuando alguien apadrina un árbol solo elige el tipo de árbol y el nombre que figurará en la identificación. Nosotros seleccionamos la finca y el árbol que ha podido ser plantado a partir de un plantón de invernadero forestal, a partir de un plantón germinado por nosotros o un árbol que ha nacido de forma aleatoria dentro de nuestras fincas y lo hemos podado eligiendo el mejor esqueje. Esta última opción tiene una tasa de éxito del 100%.

¿Y si voy a ver mi árbol y está seco o incluso no está?

Simplemente nos lo dices: por teléfono, whatsapp o por e-mail. Casi seguro que nosotros ya sabemos que algo le pasó a tu árbol pero tu avísanos. La naturaleza no entiende de prisas. Si es verano, no podemos reponer ese árbol porque a las dos semanas volvería a estar muerto.

Como curiosidad de los Quercus, en muchas ocasiones una encina o un alcornoque parece casi seco a los pocos meses de ser plantado y resulta que la raiz puede tener entre 3 y 5 veces más profundidad que la altura del tallo que vemos. ¿Por qué? El arbol busca humedad y quiere asegurarse su futuro y lo primero que hace es crecer hacia abajo. Luego, en la parte interior de la corteza, en la zona inferior del tronco, unos pequeños brotes que no se aprecian a simple vista esperan a crecer justo en el momento en el que ya tiene asegurados sus recursos. Esto lo hemos podido comprobar en muchísimos casos, pero claro, a los 6 u 8 meses de verlo casi seco.

Por este motivo los ingenieros forestales consultados nos dicen que esperemos, que les demos una oportunidad a esos plantones que aparentemente parecen secos.


Autor: Abel Bartolomé | Planta un Quercus