De nuevo un enorme incendio acaba de arrasar 150 hectáreas de bosques en Mondariz (Galicia). No es el primero de este mes en la zona y posiblemente tampoco será el último, los incendios provocados son una constante en nuestra península. Hay quien dice que hasta «vienen bien» pero eso solo es ignorancia posiblemente debido a que ya hace años que no viven en zonas rurales. Una cosa son los incendios provocados y controlados y otra bien distinta los provocados y sin control. Que yo sepa, quemar una encina de más de 400 años no acarrea ningún beneficio para la zona máxime cuando allí ya ni hay ganado, ni agricultores, ni intereses urbanísticos, ni industria de la madera, simplemente es una zona despoblada.

Después de un gran incendio y en especial aquellos que han sido retrasmitidos en directo por los medios de comunicación es hasta interesante oir a la gente opinar sobre el problema del abandono de las zonas rurales, de que los políticos tienen que disponer de partidas para evitar la despoblación de los pueblos y de la calidad de vida en el mundo rural. Y los que algo de pueblos sabemos y ya no vivimos allí nos preguntamos: ¿Por qué no te vas tú con tu familia a vivir a un pueblo de Castilla y León o de Castilla La Mancha o de Galicia? Simplemente porque es muy duro vivir allí. Los pueblos se vacían y además de ser un hecho es algo irreversible y en lo que personalmente pienso que no habría que invertir o «quemar» más dinero porque no hay marcha atras.

«Ya está el negativo opinando». No es cierto, está dando su punto de vista el realista. En un pueblo pequeño de Sayago (Zamora) o de la Alcarria (Guadalajara), si vives con niños es posible que no haya escuela, Eduación Infantil o Primaria, por supuesto no habrá Educación Secundaria Obligatoria (ESO), no hay farmacia en 10 o 20 km a la redonda o más si buscas una de guardia. El hospital para las pruebas está a 1 hora de distancia, no hay extraescolares de inglés, ni patinaje, ni robótica, ni música. Por supuesto que es prácticamente imposible que encuentres una PYME y por lo tanto trabajo y dedicarse al campo requiere de una fuerte inversión y vender los productos a muy bajo precio. No hay centros comerciales y las tiendas de marca están a un día de excursión a la ciudad. Nos olvidamos del cine, del teatro y los conciertos salvo algún evento veraniego en un radio de 20 km. Tu salud puede depender de que un helicóptero esté preparado porque a urgencias en ambulancia con un paro cardiaco o un ictus ya no llegas en buenas condiciones para recuperarte. Apenas si hay ganado y por lo tanto interés en cuidar el bosque o que estos animales pastoreen debajo de los árboles comiendo el matorral y la hierba que evitan la propagación de un fuego.

Una cosa es cierta, todavía quedan «tractores que hacen su trabajo en silencio».

Planta un Quercus nació como asociación hace 9 meses con el objetivo de repoblar con especies autóctonas tierras del término municipal de Pinilla de Fermoselle (Zamora) después del gran incendio del 2017. Teníamos ganas de ayudar, de dar a conocer, de participar en la recuperación de esta zona y lo pudimos hacer porque un tractor, ese sustituto del ganado y de los labradores, «trabajó en silencio» aró hectáreas y hectáreas de terrenos arrancando jaras, escobas y tomillos y enterrando para siempre las cenizas que todo lo cubrían. Si no es por ese tractor forestal y por su propietario, José Luis Piriz, Planta un Quercus no hubiera podido nacer como asociación.

Yo veo en esos tractores forestales una de las pocas vías de salida al cuidado de nuestros bosques, haciendo esa labor silenciosa, inadvertida, en la sombra, que supone la limpieza de tierras, la apertura de caminos y la creación de pequeños cortafuegos que pueden al menos frenar un poco la velocidad con la que se extiende un incendio.

«Trabajando en silencio con un tractor forestal VALTRA»

Jose Luis Piriz (Pinilla de Fermoselle, Zamora)

Empresa Forestal

Grupo Piriz-Moralejo

Desbroces y gradeos

T: 629200206

E: jlpiriz@hotmail.es


Desde Planta un Quercus también queremos dar las gracias a las 79 personas que han apadrinado un árbol y en especial a las tres primeras empresas que nos han dado su apoyo patrocinando un árbol ecoempresa.

dinahosting, hosting y alojamiento web profesional

Hosting y alojamiento WEB – A Coruña

Rodial Asesores S.L.

Asesoría fiscal, laboral y mercantil – Madrid

Riendas, estudio de arquitectura

Estudio de artitectura técnica – Guadalajara

Autor: Abel Bartolomé | Planta un Quercus